Beneficios de la iluminación Led

Durante años, hemos elegido las lámparas basándonos en la potencia o los Watios que consume (W), asociando de este modo el consumo a la cantidad de luz que produce una lámpara de 40 o 60 Watios.

Pero la potencia de una lámpara sólo nos indica cuánta energía consume, no cuánta luminosidad produce, por lo que para medir el rendimiento de una lámpara, deberemos usar los Lúmenes (Potencia luminosa) y no los Watios (Potencia eléctrica).

Por este motivo, la iluminación LED es una buena alternativa para ahorrar en la factura eléctrica, así como para disponer de una buena iluminación, cálida, nítida y una gran eficiencia energética respecto a la iluminación convencional.

VARIEDAD DE APLICACIONES

Hoy en día las lámparas y luminarias LED están disponibles en diferentes tamaños, formas, temperaturas de color y características, ofreciendo más opciones a consumidores, tanto para el ámbito doméstico, como en el comercial e industrial

LARGA VIDA ÚTIL

Su vida útil significativamente más larga (de hasta 50.000 horas), conduce a intervalos de cambio más largos, por lo que disminuyen los costos por mano de obra de la reposición, que redundan en un importante ahorro en cuestiones de mantenimiento.

ROBUSTEZ Y FIABILIDAD

Al contrario que las bombillas incandescentes o halógenas, las luces led no tienen filamento ni estructura de vidrio. Utiliza una moderna tecnología de semiconductores, lo que las hace mucho más resistentes, reduciendo la sensibilidad a los golpes y a la vibración.

El número de ciclos de encendido-apagado (ON/OFF), no afecta a la vida de servicio de la lámpara (como por ejemplo sí que sucede con las lámparas de bajo consumo).

No necesita pre-calentamiento y ofrece una luminosidad total de manera inmediata después del encendido, incluso al aire libre con temperaturas frías.

CUIDADO DEL MEDIO AMBIENTE

Fuerte reducción de las emisiones de CO2. Sin mercurio. No emite radiación UV e infrarroja. Reduce la decoloración de objetos y la degradación de los plásticos. No atraen insectos. Ideal para personas y animales, así como iluminación de objetos delicados o sensibles a la luz y calor, como tejidos, pieles, cuadros, etc.

AHORRO DE ENERGÍA

Eficiencia energética. Consumen menos energía, hasta un 85% menos que las lámparas incandescentes y hasta un 50 – 55 % menos que las lámparas de bajo consumo (Energy Saver o CFLs), ofreciendo la misma o mayor cantidad de luz que las convencionales.

 

Fuente:  http://www.wurth.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s