Decoración con lamparas colgantes

Unos de los aspecto clave para lograr una decoración óptima es una buena iluminación, tanto natural como artificial. Obviamente, las lámparas son imprescindibles en cualquier hogar pero de su ubicación y sus características depende directamente conseguir ambientes cómodos para trabajar y disfrutar en nuestra casa.

Hoy queremos dedicar este post a hablar de un tipo de lámpara en concreto: las lámparas colgantes, es decir, aquellas que se instalan en el techo y quedan suspendidas unos centímetros por debajo mediante un cordón, una barra o cualquier otro medio.

Las lámparas de techo se vienen utilizando desde siempre principalmente por dos motivos: resultan muy útiles para iluminar espacios de forma general y tienen un gran potencial en interiorismo ya que existen diseños adecuados para cada estancia de la casa y para cada estilo decorativo.

A la hora de elegir una lámpara de suspensión hay que tener en cuenta varios aspectos para acertar.

La primera pauta que hay que seguir es no emplear nunca más de una lámpara colgante por estancia. Tampoco es recomendable instalarlas en zonas de paso porque reducen visualmente el espacio.

Por lo que se refiere al tamaño, éste debe ser proporcional a las dimensiones de la habitación. En un rincón de trabajo resultan ideales las lámparas de tamaño más reducido; por el contrario, una lámpara grande es mejor para un recibidor o para un salón. Al tratarse de lámparas muy versátiles se pueden instalar en zonas de lectura, en dormitorios, cocinas e, incluso, en el baño sobre una bañera exenta.

Otro factor que no debemos descuidar es la altura a la que debe suspenderse una lámpara de techo. Si la lámpara se instala sobre una mesa de comedor debemos respetar una distancia de unos 70 cm sobre ésta. Si no hay ningún mueble debajo de la lámpara, habrá que dejar al menos unos 215 cm desde la lámpara al suelo para evitar que nadie choque con ella.

En cuanto a los materiales, el metal y el cristal ayudan a reflejar y difundir la luz de manera óptima. Por otra parte, al ser materiales de fácil limpieza se pueden instalar en cualquier estancia, incluso en la cocina. Las lámparas de tela, más delicadas de mantener, son ideales para espacios libres de grasa y humo y para crear ambientes más íntimos.

Tampoco debemos olvidarnos del potencial decorativo de las bombillas colgantes. Es una solución sencilla y minimalista, muy utilizada en la decoración de estilo nórdico y que crean espacios sobrios y elegantes. Sirven como sustituto de las tradicionales lámparas de mesita de noche, para la zona de comedor, en el office… ya que hoy día se fabrican modelos en diferentes colores, acabados y materiales aptos para cualquier estilo.

Consigue tus lamparas colgantes aquí 

Fuente:  https://www.lacasadelaslamparas.es/blog-iluminacion-lamparas/consejos-para-decorar-estancias-con-lamparas-colgantes.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s