Ilumina y decora tu jardín

Uno de los momentos más especiales de la primavera y el verano es poder disfrutar con nocturnidad del jardín o terraza. Quizás por eso, es tan importante diseñar jardines en los que podamos disfrutar de la noche con aromas naturales pero, también, con la iluminación más adecuada.

Y, para disfrutar de esta intimidad especial que tienen los jardines de noche, tenemos que plantearnos elegir cuidadosamente la iluminación del espacio.

Una iluminación que tiene dos funciones bien diferenciadas: una absolutamente práctica, otra mucho más inspiradora. ¿Las descubrimos?

LUCES PRÁCTICAS PARA ILUMINAR EL JARDÍN

Gracias a este tipo de iluminación, no solo podremos perimetrar el jardín (algo importante, también, por seguridad) sino también movernos por él sin ningún tipo de dificultad.

Para ello, será interesante utilizar iluminación en las zonas cercanas a caminos, rocallas o pasos que pueda tener nuestro jardín. De esta manera, podremos recorrer el espacio cuando sea de noche sin ningún tipo de problema. Para ello podemos optar por faroles o postes de iluminación más modernos

El gran inconveniente es que, en muchas ocasiones, los jardines no cuentan con una instalación previa de iluminación y, una vez que queremos comenzar a iluminar, supone un serio inconveniente. No solo por el coste que supone sino porque para poder introducir la instalación es necesario, en muchas ocasiones, levantar todo el césped y todos los maceteros.

Si ese es nuestro caso, tenemos una alternativa perfecta: las luces de led de carga solar. Con ellas, podemos eliminar la cortapisa de la fuente de electricidad y sustituirla por una mucho más sostenible y limpia como es la luz del sol. Balizas y focos (como este que asemeja una piedra y que es perfecta para disimular la iluminación) son alternativa perfecta para iluminar sin necesidad de ningún tipo de obra.

LUCES DECORATIVAS PARA CREAR AMBIENTE EN EL JARDÍN

La otra iluminación del jardín es esa que, realmente, no ilumina sino que más bien crea ambientes. Una luz que juega con la baja intensidad y la discreción para dotar de cierta magia a nuestro espacio natural.

Para ello, está claro que la luz de las velas es ideal para conseguir esa intimidad tan especial.

Sin embargo, muchas veces o el lugar no lo permite o nuestra propia prudencia nos impide usarlas. Incluso para eso, tenemos una alternativa segura que no envidiará en nada el ambiente generado por las velas: las velas de Led o los faroles de Led (ambos con pilas). Una manera de no renunciar a la luz creada por el fuego (la intensidad es la misma que la de una vela tradicional) pero mucho más seguro.

O, si buscamos una atmósfera más festiva, no podemos olvidar esos farolillos de papel  capaces de ambientar un espacio sin necesidad de mucho más.

Luces diferentes para distintos momentos. Todas ellas igual de importantes y de necesarias para convertir un jardín en un pequeño edén personal.

Fuente:  https://verdecora.es/blog/iluminacion-jardin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s