La importancia del Driver en la iluminación LED

Uno de los elementos importantes en el funcionamiento de los LED, son los  drivers LED. Al contrario que la iluminación tradicional, la iluminación LED no se conecta directamente a la corriente eléctrica, sino que lo hace a través de un driver que se encarga de transformar la tensión que recibe de la red eléctrica y adaptarla a las necesidades de la luminaria LED.

Un LED es un lámpara sólida en sí mismo. No tiene filamentos ni gas a su alrededor, ni tampoco ninguna cápsula de vidrio que lo recubra. Este tipo de iluminación funciona de manera diferente, así que para comprender bien el papel que desempeña un driver LED entenderemos primero cómo funciona un LED o diodo.

Tenemos que saber que un LED es un dispositivo semiconductor que emite luz en el espectro visible cuando recibe tensión entre sus dos extremos. Si aplicamos tensión positiva entre ambos se polariza positivamente y es cuando se produce la emisión de luz. Pero, ¿y cómo se alimenta un LED?

La importancia del Driver LED

Los motores de la alimentación de un LED son los drivers. Un driver es un dispositivo que regula la potencia de un LED o de una cadena de diodos. Lo que hace especial a los drivers LED en relación a una fuente de alimentación convencional, es que el driver es capaz de adaptarse a las necesidades cambiantes de estos mediante un suministro constante de energía.

Funciones de un driver LED

  • Regular el flujo de electricidad asegurando que un LED o una cadena de LED se alimenta siempre con el voltaje y la corriente adecuada, independiente de los cambios constantes en las propiedades eléctricas de los LED.
  • Ajustar el voltaje que suministra a los LED para alimentarlo con una corriente constante ante los cambios de temperatura que pueden alterar la forma en la que los LED reaccionan ante la electricidad.

¿Cómo funciona un driver LED?

Los LED funcionan con corriente continua (CC) es decir, corriente de intensidad constante en la que el movimiento de las cargas siempre es en el mismo sentido, como las pilas, por ejemplo. Por lo tanto, si queremos que una luz LED funcione en una instalación de corriente alterna (CA), como las que hay normalmente, necesitaremos un driver que convierte esa energía alterna en continua. Sin un driver adecuado, el LED se puede sobrecalentar o descontrolar provocando una pérdida de rendimiento o fallo irreparable.

La corriente de salida de una instalación eléctrica supera la potencia que necesita un LED para emitir luz por lo que el driver es quien se encarga de rebajar sin desperdiciar energía, manteniendo la corriente constante y atenuando la generación de calor. Existen dos diferentes tipos de driver LED en función de dónde estén colocados.

Tipos de driver: internos  o externos

A la hora de elegir una bombilla LED, debemos tener en cuenta el tipo de luminaria donde la vamos a colocar, es decir, si es cerrada o abierta. Si se trata de una luminaria abierta no hay problema ya que la misma estructura promueve la disipación del calor. En cambio, si el soporte es cerrado, hay que reservar un espacio libre que quede dentro de la luminaria una vez instalada la bombilla LED.

El espacio que reservemos debe ser mínimo, el doble del tamaño de la bombilla que usemos, si el espacio es menor, entonces necesitamos un driver externo. Y la razón es sencilla, porque de este modo evitamos que el calor del driver permanezca dentro de este soporte y acabe afectando al funcionamiento de la bombilla. Por lo contrario, si este espacio es superior al necesario o la bombilla LED no dispone de pantalla que evite la salida del calor, entonces, la mejor elección es una bombilla LED con driver interno.

Para la iluminación de uso doméstico, lo habitual es encontrar drivers internos instalados en las propias luces LED, como en los apliques y pequeñas lámparas. En cambio, las luces LEd de alta potencia, con las de uso industrial o alumbrado público, cuentan con drivers externos que regulan la potencia de varios chips al mismo tiempo.

Un controlador LED nos asegura la máxima eficacia, es decir, evita las pérdidas de energía. Los drivers son imprescindibles para ayudar a  la iluminación LED a lograr todo su potencial en cuanto a la duración de su vida útil, eficiencia energética y otras características beneficiosas. Recuerda que un driver LED debería durar tanto como el propio LED.

Fuente: efectoled

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s